Chimamanda Ngozi Adichie

To choose to write is to reject silence, Chimamanda Ngozi Adichie.


chimamanda

Chimamanda Ngozi Aichie, Enugu, Nigeria (1977)

El mundo debería estar lleno de Chimamandas. De hecho, puede que ya lo esté. Hay mujeres en todos los países escribiendo sobre sus pueblos, sobre otras mujeres, sobre la injusticia. Si alguien no lo puede asegurar es porque hace falta cavar muy hondo para sacar estos relatos del olvido asegurado. Aunque Chimamanda es una voz actual, reconocida en todos los rincones, todavía tendría que hablarse más de ella, tenerla más presente, acudir a sus reflexiones más a menudo. Ya sé que en Suecia se lee su ensayo (Todos deberíamos ser feministas) en los institutos, pero ¿qué pasa en el resto de países? Ella está llena de vitalidad y de sabiduría; es una revolución contra la historia única, contra la desigualdad.

“Yo amaba los libros ingleses y estadounidenses que leía, avivaron mi imaginación y me abrieron nuevos mundos; pero la consecuencia involuntaria fue que no sabía que personas como yo podían existir en la literatura.”

Leer literatura nigeriana la impulsó a escribir novelas con personajes próximos a su realidad y de ahí nació La flor púrpura. Esta novela tiene como protagonista a una niña, una superviviente de la dictadura que ejerce su padre en el hogar. Kambili debe enfrentarse a la tiranía del hombre y de la sociedad opresora en la que vive; una sociedad fanática que busca la virtud en comportamientos sumisos. Ella se niega a encerrar su personalidad y toda esa rebeldía será reprimida con violencia. Y la violencia significa la tortura de una madre y sus hijos, la consecuencia de la educación inculcada al padre en su juventud. Chimamanda nos sorprende con un relato excepcional del sufrimiento con escenas muy duras que harán brotar una rabia contenida desde hace demasiado tiempo. Nadie se acostumbra a las injusticias y de ese inconformismo surgen historias como las contadas por Chimamanda: para hacer escuela, para revocar los tratados del patriarcado, para impulsar la literatura escrita por mujeres y liberarla de los grilletes de un canon rancio, anacrónico, que habla de una realidad que nunca existió. Las mujeres no se reflejan en el espejo que han escrito los hombres sino en el de ellas mismas, en el de otras hermanas, de otras épocas, otras culturas, las que escribieron antes  y nos abrieron los ojos.

Pero esta no es la única historia que tiene que contarnos; respondiendo al “equilibrio de historias” ha publicado:

La flor púrpura (Purple Hibiscus, 2003). Barcelona: Grijalbo, 2004 (Edición de Bolsillo, Barcelona: Debolsillo, 2005).

Medio sol amarillo (Half of a Yellow Sun, 2006). Barcelona: Mondadori, 2007.

Algo alrededor de tu cuello (The Thing Around Your Neck, 2009). Barcelona: Mondadori, 2010.

Americanah, 2013; traducción de Carlos Milla Soler, Literatura Random House, 2014

Anuncios

2 comentarios en “Chimamanda Ngozi Adichie

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s