La mujer del artista en la literatura (1): Introducción.

bella-rose-chagall

Bella posando para su marido, Chagall.

¿CÓMO SURGE LA “NOVELA DE ARTISTA”?

El tema de los artistas como protagonistas no se desarrolló hasta el siglo xix, principalmente en la literatura francesa (Balzac) y en la alemana (Schelgel). Surgen fruto de un cambio social y económico como fue la primacía de la burguesía y sus principios: el utilitarismo y el materialismo contra el que luchan estos escritores. Además, en este siglo desaparece el sistema de mecenazgo tradicional y será la burguesía la que compre arte según su gusto personal, lo que hace que los artistas tengan que pintar, en su mayoría, retratos sin poder potenciar su verdadero genio creador. Uno de los puntos clave que abordan estos textos es lo que acertadamente denomina Calvo Serraller, “fatal diálogo de sordos entre el artista y la sociedad”[1]. La figura del artista es la de un hombre incomprendido, desbordado por su genio y que en su búsqueda de la obra maestra pierde el contacto y la comprensión del público. Balzac era consciente del mundo del arte, frecuenta pintores y críticos y de ese ambiente nace La obra maestra desconocida, publicada en 1831. Lo que Balzac pretende es que el público se dé cuenta de la importancia del arte y del artista. También en nuestro país contamos con un magistral ejemplo de estas novelas gracias a La Quimera de Emilia Pardo Bazán.

picasso-la-obra-maestra-desconocida

Ilustraciones de Picasso para La obra maestra desconocida.

¿CUÁL ES EL PAPEL DE LA MUJER EN ESTAS NOVELAS?

En estas obras, la mujer va por un lado y el arte por otro; se entiende que las mujeres no son sujetos capaces de reflexionar sobre el arte, puesto que es un mundo masculino, y mujer y arte nunca podrán encontrarse. Como consecuencia la mujer puede llegar a anular la capacidad de su artista como en La maja desnuda de Blasco-Ibáñez o es sacrificada a favor del arte como en El retrato oval, de Edgar Allan Poe. El conflicto de la Obra y la Mujer debe estudiarse a partir de la lucha eterna entre el Arte y la Vida. La mujer estaría vinculada a la vida y a la naturaleza, mientras que el Arte, al que se entregan los protagonistas buscando la perfección artística, siempre vence.

Ahí van unos ejemplos:

En el texto de Bazac, Catherine Lescault es presentada desfigurada bajo las líneas abstractas del arte de Frenhofer y solo llega a adivinarse un pie; la mujer es sacrificada para que la belleza del arte se logre. En el caso de la otra protagonista femenina, Gillete, no le espera mejor trato ya que su amante la ofrece al maestro para que contemple su belleza. Finalmente, los artista de la obra la ignoran mientras presencian la obra maestra desconocida; lo que está claro es que Gillete, como representante de las mujeres de artistas, no es capaz de comprender el arte ni su importancia.

En el caso de Manette Salomon, de los hermanos Goncourt, la mujer seductora vence al artista anulando su genio. De la mujer del artista que posa para el cuadro se dice que odia el Arte, tiene celos de él porque lo ve como su rival. Esta idea está presente en este tipo de obras ya que suponen que el arte interfiere entre la relación del artista y la mujer que no puede entender la creación artística.

alma-malher-klimt

Alma Mahler pintada por Klimt.

¿QUÉ PERSONAJES FEMENINOS VOY A ANALIZAR?

Esta “mujer del artista” va de la mano de la misoginia finisecular y, al rescatar los mitos de esta época, es fácil apreciar que todos se articulan alrededor de la imagen destructora de la mujer. En concreto, he querido analizar el tema de la mujer del artista a través de tres novelas históricas de Buero Vallejo: Las meninas, El sueño del la razón y La detonación. En ellas aparecen mujeres importantes en la vida de grandes artistas, como son Velázquez, Goya y Larra. A grandes rasgos, se podría decir que el comportamiento de Juana (Las Meninas), se identifica con la mujer sumisa y abnegada, Leocadia (El sueño de la razón) con Judith o la femme fatale y Pepita y Dolores (La detonación) representan el mito de que todas las mujeres son iguales (sin ir más lejos ambas se presentan como si fueran la misma: en la obra y en la representación teatral ambos papeles los desempeña la misma actriz).

Este no deja de ser otro ejemplo más de los corsés tan estrechos a los que tenían que someterse las mujeres, a la perpetua referencia a unos roles falsos y ridículos que impiden crecer con independencia a las mujeres.

1632-una-sibila-juana-pacheco-velazquez

Se sospecha que la Sibila de Velázquez es su mujer, Juana Pacheco.

[1] Calvo Serraller, Francisco: La novela del artista. Imágenes de ficción y realidad social en la formación de la identidad artística contemporánea, 1830-1850, Madrid, Mondadori, 1990.

 

Anuncios

3 comentarios en “La mujer del artista en la literatura (1): Introducción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s