La mujer del artista en la literatura(2): Juana Pacheco.

las-meninas-buero

Las Meninas se estrenó en Madrid en 1960.

Las Meninas, Buero Vallejo.

Aunque en la sección #personajes no se profundiza en la trama ni los temas de la obra, sí que me parece importante hacer un breve apunte para contextualizar lo que luego se analizará. Las Meninas pertenece al teatro histórico de Buero, que si bien alejado en el tiempo, representa una reflexión y una crítica sobre la época que estaba viviendo el propio autor: la dictadura. De ahí que los personajes principales defiendan la expresión artística frente a la represión de los poderosos. Por eso, su producción teatral es un grito de denuncia envuelto en episodios históricos y conflictos familiares para poder burlar a la censura y hacer llegar su mensaje al público. En esta obra, una pintura de Velázquez será el objeto de esa censura y el personaje de su mujer, Juana Pacheco, se inscribe plenamente en lo que entendemos por “mujer del artista”.

La mujer pasiva.

Juana Pacheco tiene un papel fundamental en el desarrollo de la trama pero no es un personaje definido sino que es una mujer tipo: pasiva, celosa, atenta al cuidado de su familia (es madre y abuela). Cuando Velázquez conversa en el taller con otros pintores, Juana se acerca a la puerta para escuchar la conversación y al oír mencionar a una modelo se aparta, como nos dice la acotación: “con un mal gesto, […] bruscamente y sale por el centro de las cortinas”. Los celos no son algo gratuito en el personaje sino que explicarán la traición que ocurrirá al final. Otros de los rasgos de su personalidad van a ser la frialdad y la distancia con la que habla de los cuadros de su marido. Mientras el resto de personajes hablan sobre la pintura de Velázquez, Juana sentencia “me importan más mis nietos”. Por lo tanto, tenemos a la mujer que se define por su relación con los otros: con su familia, con su marido, con el arte, y no como un individuo pleno.

1632-una-sibila-juana-pacheco-velazquez

Juana y el arte.

Como ya había mencionado en la introducción, las mujeres han permanecido al margen de producción artística de sus maridos porque los autores entendían que las mujeres no eran capaces de comprender el arte e incluso podían ejercer una influencia negativa en el genio del artista debido a su capacidad destructora. Son varios los momentos en la obra en los que se alude a este hecho:

a) “Veláquez: (Ríe.) Es mi pintura la que se siente sola.

Juana: El rey la admira.

Velázquez: No la entiende.

Juana: Tampoco yo la entiendo y la amo, Diego. Porque te amo a ti.”

 b) Juana: “soy una pobre mujer que no entiende de pintura. Ni a ti; porque tú eres tu pintura”.

c) Velázquez: “Te seguí queriendo Juana. Tanto que me era imposible ofenderte con ninguna otra mujer. Te he sido fiel: en Italia y aquí. Pero hube de resignarme a que no me entendieras. No te guardo rencor, Juana. Has sido una compañera abnegada, a pesar de todo. Mas ya no puedo fiar en ti”.

Velázquez es el artista incomprendido frente a los celos de una mujer que no ve más solución que destruir la pintura de su marido. Estaríamos entonces ante la mujer como destrucción del artista. Pero en la obra será otro personaje el que ejerza una influencia negativa sobre ella y la manipule para conseguir su objetivo. Al final, Juana es una mujer utilizada.

d) Juana: “Solo piensas en tu pintura, sin querer ver que a tu lado penaba una mujer que envejecía…y que te ha sido fiel”.

e) Velázquez: ¿Le enseñaste la pintura?

Juana. Sí, pero lo hice para ayudarte, Diego.

Velázquez: ¿Estás segura?

Juana.  ¿Dudas de mí?

Velázquez:Lo denuncia tu voz. No sabes si has desobedecido a tu esposo para ayudarle o para hacerle daño.

La reprobación del marido y la abnegación y el sufrimiento de la esposa hacen de este un retrato simplista de las mujeres, como viene siendo habitual. Aunque la finalidad de la obra es otra, no queda duda de que estamos ante un ejemplo más de las mujeres apartadas del arte mediante argumentos que reducen su personalidad a dos caracteres: el servicio a los otros o la destrucción.

Anuncios

2 comentarios en “La mujer del artista en la literatura(2): Juana Pacheco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s