Emilia Pardo Bazán | Cómo ser mujer en el siglo XIX (1)

EMILIA PARDO BAZÁN Y LA MUJER ESPAÑOLA

¿Por dónde empezar?

Si pensamos en los nombres más célebres de la literatura del siglo XIX en España se nos vendrán a la cabeza escritores, o lo que es lo mismo, la historia en masculino. A las mujeres de esta época no las conocemos más que por los personajes que salieron de la cabeza de otros hombres ilustres como Clarín-Ana Ozores, Flaubert-Emma Bovary o Tolstoi-Anna Karenina. El punto de vista único. Pero, ¿todas las mujeres piensan y actúan de la misma manera? Está claro que no. Por ello me he propuesto mostraros las diferentes mujeres de este siglo que podemos conocer leyendo las obras y artículos de Emilia Pardo Bazán. Ella fue una gran escritora decimonónica que supo plasmar, ya fuera en un ámbito teórico o en la ficción, las dificultades y las denuncias de las mujeres de su tiempo, abarcando temas como el matrimonio, la educación o el trabajo.

Emilia_Pardo_Bazan_(1896)

Emilia Pardo Bazán (La Coruña, 1851)

Los artículos: “La mujer española”

Se queja Doña Emilia, en su artículo “Contra la discriminación” (1911), de la reciente detención de una mujer por fumar en presencia de otros hombres, mostrando una total falta de decoro, equivalente a nuestro “iba provocando”. Por eso la autora, dando rienda suelta a su saludable ironía, denuncia el doble rasero utilizado al juzgar a hombres y a mujeres  “¿A título de qué, vamos a ver, una hembra audaz se permite lo que solo pertenece a su señor, dueño y cabeza, el hombre?”. Indignada por la hipocresía de la sociedad y sus ridículos argumentos, no le queda más que preguntarse, ¿a qué se debe esta desigualdad?

Será en “La mujer española” (1901) donde Emilia Pardo Bazán intente descifrar las causas de un comportamiento perpetuado siglo tras siglo que deja a las mujeres en un completo estado de inamovilidad. Encontró la respuesta en la imposición masculina que obliga a las mujeres a satisfacer un ideal anclado en el pasado. Además, la escasa educación que recibían las mujeres no hacía más que aumentar la brecha que separaba a los dos géneros. Mientras uno evoluciona la otra se queda atrás, dentro de una “campana de cristal de la ignorancia”. Para completar su visión de la mujer española, ella, tan pedagógica como era, estructuró en clases sociales su estudio. Pese a las diferencias obvias de cada estrato, todas tienen en común dos cosas: reciben una educación insuficiente y son juzgadas por la sociedad si no siguen sus dictados.

  • Las aristócratas son frívolas. Todas. O así nos lo quieren hacer ver. Desde la educación, que instruye en la ciencia de convertirse en objeto decorativo, hasta el teatro que las satiriza en busca de la risa fácil (nos suena a algunos medios de comunicación hoy, ¿verdad?) Pero ya se encarga Doña Emilia de poner en cuestión todos los prejuicios. Para empezar, los hombres tienen comportamientos frívolos que superan con creces los de sus esposas y nadie lo critica. Además, ¿por qué las culpabilizamos a ellas de desempeñar el papel al que las tienen relegadas? ¿Acaso pueden elegir?
  • A las mujeres de clase media no les va mucho mejor. Su único fin es casarse para que un marido las mantenga ya que está mal visto que trabajen. Desde la cuna están destinadas al matrimonio y no existen más que en función de los otros (marido, padre, hijos): el destino relativo. La educación las mantiene en una minoría de edad permanente.
  • El pueblo se nutre de mujeres trabajadoras y generosas. En su caso, la necesidad las obliga a la emancipación; ellas sí pueden salir de casa para trabajar en el campo porque es el sustento de la familia. Aquí no se cuestiona esa autonomía, no porque hayan elegido libremente, sino porque otros ya han decidido por ellas.
sufrag

Coetánea del movimiento sufragista (al que alude en varios de sus artículos), Emilia Pardo Bazán fue una firme defensora de los derechos de las mujeres.

La solterona

solteronLas ideas feministas de Pardo Bazán aparecerán en boca de Feíta Neira en Memorias de un solterón (1896). Esta novela se centra en las experiencias de un hombre soltero que vive en Marineda (La Coruña) y sus confesiones acerca del matrimonio y la vida en la ciudad. Tras unas cuantas páginas de reflexión sociológica, muy del gusto de Doña Emilia, el foco se centra en las hijas de su amigo, Rosa, Argos y Feíta (Fe) Neira. Las tres representan modelos muy diferentes de mujer, pero será Feíta la que más se aleje del rol tradicional y acabe despertando el interés del propio protagonista.

Como suele ocurrir en las novelas decimonónicas, el narrador es el que nos presenta a nuestra heroína; aquí, además, servirá para realizar un apunte/crítica sobre la educación que reciben las mujeres:

Su instrucción ha sido, como suele la de las personas de su sexo, confusa, precipitada, incoherente, y con lagunas y deficiencias donde debían existir ciertas nociones sin duda elementales.

Feíta es una solterona por elección que quiere trabajar para ser independiente. En varias ocasiones denuncia la dictadura de la apariencia física que sufren las mujeres:

Sí ya sé que estoy muy derrotada y muy fachosa. Pero me importa un pito. No me mire usted, o mire para el techo.

¿Qué obligación tenemos de recrearles a ustedes la vista? ¿Somos odaliscas, somos muebles decorativos, somos claveles en tiesto?

Es una clara defensora de la emancipación femenina. De hecho, su momento de mayor excitación se produce al recibir su primer sueldo:

Te he ganado yo, yo misma; no te he recibido de manos de ningún hombrón; no eres señal de mi esclavitud, ¡eres prenda de mi emancipación total y absoluta!

Ella representa el modelo de mujer nueva que defiende Doña Emilia y que entra en conflicto con la sociedad de su época, como se ve en los reproches de Mauro Pareja, el solterón. Fe es un personaje muy moderno, una luchadora, feminista e independiente que defiende la soltería como elección personal. Y es que, leyendo los artículos de Pardo Bazán o conociendo a sus personajes, nos damos cuenta de que sus ideas coinciden con muchos de nuestros planteamientos actuales. Sin olvidar que fue una mujer privilegiada, demostró que podía vivir y escribir sin un marido, a pesar de las constantes críticas. Sus personajes encierran muchas de sus reivindicaciones y se rebelan contra las normas; son tan modernos como ella. Sin embargo, no son estos personajes los que se suelen nombrar en la Historia de la Literatura. El reinado del silencio (si no se nombra no existe) ha llegado a su fin, amigxs. ADOPTA UNA AUTORAHA TOMADO EL MANDO.

 

Fuentes:

Pardo Bazán, Emilia, La mujer española y otros escritos (Ed. Guadalupe Gómez-Ferrer), Madrid, Cátedra, 1999.

Pardo Bazán, Emilia, Memorias de un solterón, Madrid, Cátedra, 2004.

*Esta entrada forma parte del proyecto “Adopta una autora” para la visibilización de las escritoras.


[Próxima entrada (marzo): Cómo ser mujer en el siglo XIX (2): Emilia Pardo Bazán contra la hipocresía | Insolación.]

Anuncios

18 comentarios en “Emilia Pardo Bazán | Cómo ser mujer en el siglo XIX (1)

  1. eibi82 dijo:

    TOMA YA!!!
    En serio, a ver, estoy flipando con Emilia, tu entrada y con todo, porque no dejas de sorprenderme!!!!
    Doña Emilia es la caña, es nuestra y no puedo creer que sea tan desconocida en nuestra Historia Literaria!!!!
    Leyendo tu entrada, da la sensación que no hemos evolucionado nada en absoluto en cuanto a ideario retrógrado y machista…incluso he recordado a nuestra amiga Caitlin de nuevo (este libro se está convirtiendo en una especie de biblia, en serio)
    Me apunto los libros que mencionas para darles un vistazo…

    Felicidades por este comienzo, esta primera toma de contacto con #DoñaEmiliaRocks, ha sido espectacular! ^^
    Un besote Emma!
    PD: Adivina quién se autoregaló Solterona por Reyes jijijiji

    Me gusta

    • writtengirl dijo:

      Yeiiiii Doña Emilia me está dejando 😮 con sus artículos. Ya sabía que era moderna y directa pero leyéndola ya te remata jaja Es una pena no se lleve a las clases y se siga relacionando siglo xix=aburrimiento, teniendo una escritora como esta. Mil gracias y felicidades tb por tu estreno Atwood, ahora solo queda seguir disfrutando tanto con nuestras autoras ^^!!
      Ya me contarás lo que te parece Solterona…seguro que aumenta tu lista de lecturas pendientes (;

      Le gusta a 1 persona

  2. musasensutinta dijo:

    Tenía ganas de leer esta entrada. Me ha encantado! Que sí, que Doña Emilia rocks! Quiero más!
    Mira que guardo un inmenso cariño a mi profesor de Literatura de mis años de bachillerato y COu pero él prefirió incidir en Machado, Clarín, E. Mendoza, Cela… ¡Cuánto me hubiera gustado que nos animara a leer a la Pardo Bazán! (y eso que era un colegio femenino).

    Otra que me anoto para leer en el 2017.

    Pd – Me uno a EIBI: Papa Noel me trajo Solterona 🙂

    Me gusta

    • writtengirl dijo:

      Qué bien que os guste. He disfrutado mucho yo tb haciéndola y descubriendo la faceta más feminista de Doña Emilia.
      Lo que se están perdiendo en las clases de Literatura. Sus artículos son 100% recomendables, además de aprender cosas de la época, sus opiniones son tan modernas….! 🙂
      Ya me iréis contando lo que os parece Solterona (;

      Le gusta a 1 persona

  3. Sileny_ dijo:

    Pedazo entrada te has marcado. Creo que hasta se me han saltado un par de lagrimillas T.T
    Doña Emilia era mucha Emilia y a medida que sé más de ella, más ganas de leer sus libros tengo.
    De verdad, Emma, a tus pies.

    Me gusta

  4. Maria Angelica Teheran Garcia dijo:

    ¡Bravo! Me ha encantado esta entrada… De verdad, no conocía a la autora y bueno, he quedado maravillada con su postura. Gracias por hacer parte de este proyecto y tomarte el tiempo de preparar una excelente entrada.

    Me gusta

  5. Bronte in Wonderland dijo:

    Me ha encantado tu post. Descubrí a Emilia hace un par de años cuando leí Los Pazos de Ulloa, la novela me fascinó y ella más. No deja de indignarme lo arrinconadas que están nuestras escritoras 😦 Es lamentable porque fueron mujeres excepcionales. Estoy deseando que nos cuentes más 🙂

    Me gusta

    • writtengirl dijo:

      Muchas gracias. Con este proyecto devolveremos a las autoras al sitio que se merecen 😍 En breves hablaré de Los pazos porque es una novela imprescindible y ya comentamos. Seguiré a Elena Fortún a través de tu blog 😉. Nos leemos

      Me gusta

    • writtengirl dijo:

      Muchísimas gracias por tus palabras. Así me quedo yo descubriendo a Doña Emilia que nunca deja de sorprender. En julio subiré al blog una pequeña guía para leer a Emilia Pardo Bazán que espero pueda ayudar a los que quieran empezar a leerla. Pero si tuviera que elegir una novela diría: Los Pazos de Ulloa ^^. Si te animas con ella ya me comentarás que te parece 😀

      Me gusta

  6. Ana dijo:

    Gracias por esta entrada! Estoy leyendo fragmentos de “La tribuna” y me parecía un relato totalmente actual, pero según tu entrada parece que es una constante en la literatura escrita por Emilia…no es increíble que, después de 100 años, nos sigamos viendo reflejadas en estos personajes? Gracias por tu post, me ha encantado!

    Le gusta a 1 persona

    • writtengirl dijo:

      ¡¡Gracias a ti por pasarte :)!! A mí me pasa lo mismo cuando leo a Doña Emilia: seguimos luchando por lo mismo. Antes no me podía creer que leyendo algo del XIX llegara a estar asintiendo a cada párrafo, pero ella sigue siendo moderna. Muchas gracias por tu comentario ^^

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s