Tea-Rooms, Luisa Carnés

Matilde tiene una sonrisa amarga. Ella quisiera…Ella no quiere nada. Nada. El sol va pincandillo. Se cierran los ojos y un calorcito agradable cubre los párpados,  resplandece sobre los párpados. Y el vacío se acentúa.


 

Cubierta_TeaRooms

Tea-Rooms, Mujeres obreras, Luisa Carnés. (Hoja de Lata, 2016)

Al terminar de leer Tea-Rooms y la vida de las mujeres obreras sentí de nuevo la misma emoción que con la película “Las sufragistas“; de nuevo esa oleada de rabia, por los sacrificios y los abusos que sufrieron otras mujeres, pero sobre todo el orgullo de saber que lucharon hasta el final y gracias a eso hoy tenemos más derechos. No me cansaré de leerlas y de hablar de ellas porque no quiero que se olviden. Por eso, al terminar también me preguntaba ¿Dónde estaba Luisa Carnés mientras buscábamos relatos feministas? ¿A qué exilio la relegaron tras su muerte? El exilio del silencio, en apariencia más duradero que el físico puede romperse al abrir Tea-Rooms. Leer sus obras es ahora un acto de justicia literaria, rescatando una voz que nunca debió taparse.

Tea-Rooms, su tercera obra, es una narración con aspiración periodística, una novela reportaje que retrata, desde la ficción, la situación precaria de las mujeres en las primeras décadas de los años 30. Publicada en 1933, refleja la crisis económica padecida por la clase obrera y su impacto en cada una de las mujeres que irán apareciendo en la obra. Estamos, entonces, ante una novela social femenina y, por lo tanto, transgresora y muy valiosa para comprender una de esas décadas enterradas en la historia de las que tan poco se cuenta. Por eso los libros son tan peligrosos para algunos: son arma contra el olvido.

Desde la primera página, Luisa Carnés consigue que formemos parte de la vida de Matilde en su búsqueda de empleo. El ir y venir de las jóvenes aspirantes a secretaria, de los paseantes bajo el atrevido sol primaveral, comienza a envolvernos hasta que nos lleva al escenario principal, el que será su lugar de trabajo: la confitería. Entre brioches y bombones, privilegiados clientes y una odiosa encargada, se cuelan los secretos y miserias de mujeres sin recursos, los delantales negros. Ellas sobreviven a largas jornadas, a las pésimas condiciones laborales, a los abusos de los jefes.

El mayor valor de la novela reside en su capacidad para ser testimonio, contado por una mujer que experimentó esas condiciones y que será una prueba eterna del lenguaje, la moda o las rutinas de esta época sin que tengamos que imaginar o suponer. Tenemos a Luisa Carnés para contarnos cómo era la vida entonces. Los temas que abordará pueden dividirse en dos planos: el político y social –huelgas, paro, crisis- y el de las mujeres –búsqueda de empleo, relaciones sociales, aborto, prostitución-.

El escenario de la confitería se convierte en elemento imprescindible: todo ocurre en esta casa. ¿Y qué es lo que pasa? La vida de las mujeres. Y no es fácil encontrar una novela donde todas las protagonistas sean mujeres, contada por una mujer, y menos que provenga de esta época. Por eso leer esta novela es un ejercicio de empatía y de reencuentro con nuestras antepasadas, supervivientes, inspiradoras y muy realistas. A través de la protagonista alcanzaremos momentos de frustración; sin embargo, los que quedan son los de sororidad.

tea-rooms

Publicada originalmente en 1933 cuando Luisa Carnés ya era una escritora de éxito.

El relato irá acompañado de las reflexiones y reivindicaciones de Matilde –trasunto de Luisa Carnés-. Todo un discurso claro y vehemente de un espíritu inconformista e inteligente como el de esta escritora. Su defensa de los derechos de las mujeres y de la emancipación femenina nos resulta muy actual. Muchas de sus reivindicaciones siguen siendo válidas hoy; y es que se llevan repitiendo los mismos argumentos desde un tiempo que prometía unos avances que no han llegado. El final es de esperanza y duda al mismo tiempo; de no saber cuándo se podrán escuchar todas las voces.

Después de leer este libro y conocer a su autora (a través del imprescindible epílogo de Antonio Plaza) puedo decir que admiro profundamente a Luisa Carnés y espero que este rescate literario no se quede aquí sino que hagan un esfuerzo por reeditar el resto de sus obras. Podemos sentirnos privilegiadas de tener a Carnés de vuelta. Gracias, Hoja de Lata por presentárnosla así.


Pero también hay mujeres que se independizan, que viven de su propio esfuerzo, sin necesidad de “aguantar tíos”. Pero eso es en otro país, donde la cultura ha dado un paso gigante; donde la mujer ha cesado de ser un instrumento de placer físico y de explotación; donde las universidades abren sus puertas a las obreras y a las campesinas más humildes.

Anuncios

7 comentarios en “Tea-Rooms, Luisa Carnés

  1. raquelrahel dijo:

    Increíble que esta mujer cayese en el olvido. Tanto como que esos temas de los que habla sigan estando de tanta actualidad. ¿No te dio la sensación leyéndolo de que no hemos avanzado tanto? Magnífica reseña de un magnífico libro
    Abrazos

    Me gusta

    • writtengirl dijo:

      Sí, según lo iba leyendo reconocía la frustración de Matilde como si fuera ahora mismo. La crisis, el paro, la situación de las mujeres…Nos enseña que algunas cosas siguen igual. Menudo descubrimiento Luisa Carnés; ahora ya es imposible olvidarla. Gracias. Nos leeemos 🙂

      Me gusta

  2. eibi82 dijo:

    Ufff, leyéndote se me ha puesto la piel de gallina, Emma, qué emoción….
    Y con qué fuerza y garra se escribía antes sobre mujeres, y con mujeres al frente y ahora lo distintas que son las cosas y los libros que se promocionan…. parece que últimamente encontrar libros de este estilo, escritos en nuestro tiempo sea misión imposible y más una moda que otra cosa…menos mal que ahí están editoriales independientes que apuestan y arriesgan para traernos estas lecturas necesarias e imprescindibles!!
    Porque como bien dices, la empatía, empodera y nos hace fuertes para seguir reivindicando y luchando por ese camino que nos abrieron nuestras antepasadas y que tanto tantísimo costó ganar… sin duda es nuestra responsabilidad mantener y ampliar ese camino.

    GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS por se una pequeña biblia en mi pequeña biblioteca personal! ^^
    Un besazo!

    PD: Estoy intentando buscar una edición de segunda mano económica porque no hay ningún ejemplar en la biblioteca donde vivo *ojos en blanco*…

    Me gusta

    • writtengirl dijo:

      Es que Luisa Carnés es tremenda, con unas ideas tan modernas y mucha mucha fuerza escribiendo. Mientras lo leía pensaba lo bien que estaría que hicieran una serie o película sobre esta historia; me encantaría verlas en pantalla. Además, como tu dices la empatía empodera y este tipo de historias ayudan a hacer piña.
      Pues en la biblio tendrían que hacerse con él!!; aunque es verdad que luego me daba penilla devolverlo por lo poco que me duró y lo que lo disfruté.
      Besos

      Le gusta a 1 persona

  3. librosqueseducen dijo:

    Me has dejado total y absolutamente enganchada de leerlo!! Espero encontrarlo aquí en Chile, aunque sea por internet, porque este lo sumo SÍ o Sí a la lista. Hablas con una pasión del libro y es que como género nos toca tanto, que es imposible ignorar por lo que pasaron tantas compañeras nuestras tiempo atrás.
    Un abrazo! y te dejo invitada a mi blog por si quieres pasar. Definitivamente te seguiré leyendo.

    Me gusta

  4. writtengirl dijo:

    Qué alegría haber conseguido enganchar con este libro porque realmente lo merece. Si no consigues encontrarlo quizás la editorial (Hoja de Lata) pueda darte más información; sería una pena perderse esta historia después de llevar tantos años en el olvido (;
    ¡¡Muchas gracias por pasarte y por tu comentario!! Nos leemos 😀

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s