Mis lecturas del “Adopta” (Ginzburg, Némirovsky, Byatt y Atwood)

A lo largo de estos meses de vida del proyecto Adopta una autora, he ido descubriendo nuevas autoras, pero al mismo tiempo también se encendía, de vez en cuando, una señal de atención ante escritoras que he ido posponiendo desde hace años, animándome a que les diera por fin una oportunidad. Aquí están recopiladas las lecturas elegidas y mi opinión sobre ellas. Ya os adelanto que todas han sido geniales lecturas y no han hecho más que confirmar lo que ya sospechaba: estamos rodeadas de escritoras fantásticas, invisibilizadas sí, pero ya nunca más olvidadas. ¿Quién más se ha animado a elegir lecturas guiándose por Adopta? Si no sabéis que leer este verano siempre podéis dar una vuelta por su web.

 

Y esto fue lo que pasó, Natalia Ginzburg o la eterna pendiente. Y os podéis preguntar, ¿cómo una lectora insaciable de Carmen Martín Gaite pudo obviar las referencias a la Ginzburg? Sí. Hace años atravesé una fase Martín Gaite lo que significa que me leía todo lo que hubiera escrito (os recomiendo Entre visillos y Usos amorosos de la posguerra española) y esta escritora menciona a Gizburg en sus obras y yo lo veía y seguía dejándola en “pendientes” (¡MAAAL!). Después de leer las entradas de Raquel decidí que ya estaba bien, era el momento de leerla. Me he estrenado con su segunda novela, un texto confesional, breve y sin embargo suficiente para dar prueba de lo excelente narradora que es. Te envuelve entre la cotidianidad y la profunda reflexión psicológica con la que retrata a cada personaje y va directa al fondo de las frustraciones, construyendo un relato melancólico donde los sentimientos estallan (desde el inicio). Recordatorio: repetir pronto la experiencia con Naty siguiendo las sugerencias de El momento de Raquel.

*

El baile, Irène Nemirovsky. De nuevo otra obra primeriza y juro que no fue intencionado: la casualidad me fue llevando a cada libro. Encontré esta pequeña novela en una librería de segunda mano, con el radar de autoras siempre encendido. Hace un año ni siquiera hubiera reparado en ella, pero entonces ya tenía en mente las entradas de Pilar, esa fascinante biografía que recoge en su blog de esta escritora discreta. Bajo esa apariencia se esconde una narración incisiva y directa, con mucha fuerza. El hecho de que sea una novela corta es el medio perfecto para condensar la tensión de la familia protagonista. Unos personajes insufribles, llenos de complejos y guiados de manera egoísta hacia un baile nada convencional. Su retrato da en los puntos clave de tal forma que acabaremos poniéndonos en la piel de cada uno. Aquí os dejo el enlace a la reseña completa en el blog de Pilar.

 

El libro negro de los cuentos, A. S. Byatt. Esto va a ser difícil de explicar. Mientras leía “Una mujer de piedra” iba sintiendo un poco de ansiedad, me abrumaba de tal manera que tenía que parar de leer y así un solo relato me duró varios días. En cada lectura sufría un pequeño stendhalazo ante la belleza de lo que me estaban describiendo. El cuento trata sobre la transformación física de una mujer en piedra, una metamorfosis que arraiga en la mitología islandesa. Nos explica cada leve cambio con tal minuciosidad, reparando en la textura o el color con tal precisión que sentimos cada descripción como si la estuviéramos viviendo ante nuestros ojos. Nunca había leído nada parecido, con esa calidad en el lenguaje y tan palpable. Y eso solo con uno de los relatos, que ya se ha convertido en mi preferido. El resto de la colección es redonda. Los relatos están conectados por la muerte y la literatura, el maravilloso y misterioso arte de contar, de crear mundos con las palabras como hace la propia Byatt (o Antonia, como me gusta llamarla, porque ya es parte de esta casa). Y no sé si acabaré haciendo un comentario más extenso por que cada uno de ellos tiene muchísima miga (reflexión en voz alta). Para dejaros fascinar por esta mujer, podéis echar un vistazo a la biografía realizada por El bosque de Marbaden.

*

La mujer comestible, Margaret Atwood. ¿Quién no ha deseado salir corriendo (literal) ante una situación incómoda? Y hemos reprimido el impulso. Marian, no. Ella huye de todas las formas posibles, con su mente y con su cuerpo. Ese cuerpo que revela la ansiedad de una joven que se siente atrapada. Pero, ¿qué podía esperar una chica en esa época? Buscar un trabajo anodino y provisional hasta que llegara ÉL, se casaran y todo se arreglara. ¿Y si el matrimonio tampoco soluciona nada? Margaret Atwood reflexiona sobre la situación de las mujeres en los 70, antes de la explosión de los feminismos, a través de metáforas y esa fina ironía que tantas alegrías nos da. Marian experimentará una transformación a lo largo de todo el libro: dejará de comer carne y otros alimentos, se dejará llevar por Duncan, un joven narcisista; y todo narrado con una precisión que nos hace sentir asco como ella, incluso masticar con ella. Se nota que Margaret es hija de una entomólogo y una nutricionista: en esta obra fusiona las dos disciplinas. Es una narración que va desde el estómago a la mente tan increíble que decidí volver a releerla este año cuando ha sido adoptada por @Eibi82 en Ajuste de Letras, ¡y no podía tener mejor representante! Si seguís sus entradas, ¿acaso alguien puede resistirse a no probar una y otra vez la droga atwoodiana?

Por eso, no dudéis ni un minuto en comenzar a leer autoras adoptadas o cualquier escritora que os llame la atención porque no quiero que os perdáis la satisfacción lectora que producen. Solo así podremos cambiar la situación literaria actual, dominada por los hombres (atrincherados en sus cómodos sillones del canon), mientras las mujeres trabajan incansables, con todo en contra, por ofrecernos unos textos maravillosos que a menudo quedan olvidados.

 

Las fichas de mis autoras adoptadas: Emilia Pardo Bazán y Zadie Smith.

chicas leyendo playa

Life vía Women Reading

Anuncios

6 comentarios en “Mis lecturas del “Adopta” (Ginzburg, Némirovsky, Byatt y Atwood)

  1. musasensutinta dijo:

    Qué entrada más lúcida, Emma. Suscribo cada una de tus palabras y termino de leer tu entrada aplaudiendo a rabiar, levantándome de la silla.

    Me uní a Adopta Una Autora por impulso, porque me reconocí en su misión y su visión. Este proyecto tan solo pone voz a una realidad y es que muchas autoras siguen fueron y siguen siendo invisibilizadas. Eso no quiere decir que los autores no sean geniales, claro que sí; ¿acaso hemos dicho que los hombres no escriban bien? Por supuesto que no. Tan solo iluminamos una verdad incómoda: las mujeres no han tenido las mismas oportunidades.

    Gracias a por acercarnos a doña Emilia. Si ella levantara la cabeza, te daría cien likes y ochenta retuits ;-).

    Tengo pendiente a Ginzburg pero quiero leerla este año, sí o sí. A Antonia Byatt le voy a dedicar el TOCHOGATE del verano con Posesión. Atwood ha sido una gran sorpresa . Aun sigo acordándome de Iris Chase y Avilion…

    Nos seguimos leyendo.

    ¡Un abrazo!

    Le gusta a 1 persona

    • writtengirl dijo:

      Qué subidón tu comentario!! Es que Adopta nos está removiendo y uniendo a través de las escritoras y ¡es tan bonito!. La experiencia no es solo leer nuevas autoras sino leerlas a través de sus adoptantes, leer tu Irène y crear un vínculo más con esa lectura. Es para aplaudirnos a todas ^^.

      Ya seguiré tus progresos con Posesión (viva Antonia) y seguro que si te animas con la Ginzburg te vas a encontrar una gran narradora. De Atwood ya no digo nada, porque es todo fangirlear jaja

      Nos leemos. Muchas gracias por tus palabras 🙂 🙂 ¡Un abrazo!

      Me gusta

  2. eibi82 dijo:

    Muchísimas gracias Emma por incluir a Margaret en tu selección!!! ayyyy esa droga atwoodiana cómo engancha jijijiji
    Natalia e Irene son mis eternas pendientes, me pasaba un poco como a tí, las ves, apuntas libros, porque hay muchos que se refieren a ellas, pero nunca me dio por leerlas, y gracias al adopta, con Pilar y Raquel, conoces más a las escritoras, ves ese entusiasmo que le ponen a cada entrada y piensas “tengo que leer estas dos joyas”…así que de este año no pasa que lea “El baile” y “Las pequeñas virtudes” jejej
    De A.S.Byatt no he leído nada, así que otra que se suma a la lista… (si lo llego a saber la selecciono para el Tochogate2017)
    Es increíble la cantidad de escritoras que no nos llegan y tienen tanto que contarnos!! Lo que me indigna es la crítica cuando reivindicamos su invisibilización, como si por el hecho de mencionarlas y reivindicarlas, implicara menospreciar los libros escritos por hombres…. siempre la misma cantinela, es que me aburren de verdad… (por no hablar de las perlas del otro día del señoritingo de la Rae J.M que cada vez que habla sube el pan…)
    Yo añado a tu lista a Zadie y Doña Emilia que son puestos de honor ya en las lecturas pendientes!!! Qué ganas de leer Sobre la belleza! xDD
    Un abrazote enorme !!!^^ y Larga vida al Adopta!

    Me gusta

    • writtengirl dijo:

      ¡¡Margaret Atwood no podía faltar!! Desde que está en tus manos vuelvo a enamorarme de ella en cada una de tus entradas y claro! sube el hype de releerla. Qué suerte contar con una escritora con la que nunca te vas a equivocar, elijas la novela que elijas y que además es un gustazo!! #TeamAtwood. Y con el resto pasa algo parecido, son tan buenas y no hablamos de ellas lo suficiente. Como para que luego nos digan que estamos reivindicando a mediocres (con todos los que hay sueltos… ¬¬)…

      La familia del Adopta es un tesoro ^^. ¡Larga vida!

      Le gusta a 1 persona

  3. raquelrahel dijo:

    ¡Ay mi Naty!!! Cómo me alegro de que te haya hechizado. Cuando después de leerla, investigando sobre ella para Adopta, me encontré con que Carmen Martín Gaite la tenía de autora de cabecera, me reafirmé en mi pasión por esa escritura en apariencia sencilla pero que lleva toda una orquesta de sonidos de fondo. Y es que Adopta es un proyecto apasionante. Gracias a él (y a Anita) he redescubierto a Atwood; gracias a él (y a Pilar) Iréne está de nuevo en mi vida; y gracias a ti Doña Emilia volverá a mi librería en la que debería haber entrado hace muchos años si el sistema educativo de este país la incluyese en las lecturas obligatorias, y Byatt y Zadie entrarán en breve. Nunca es tarde para dar un giro a las elecciones literarias, dejar que por fin sean las mujeres “las que nos cuenten cosas” y no esos hombres que, como bien dices, han vivido sentado en sus cómodos sillones del canon durante siglos y siglos.
    ¡Un abrazo gordooo!

    Me gusta

    • writtengirl dijo:

      Qué ganas le tenía a tu Naty ^^ Justo encontré esa novela en la biblioteca y supe que tenía que empezar ya con ella. Gracias por hacerla tan indispensable. Me dejó con la boca abierta desde el principio por el plantamiento pero luego ya compruebas que es tan buena narradora… queda claro que cualquier libro que lea de ella me va a gustar. Qué joyitas estamos descubriendo con Adopta. Y tienes tanta razón, si incluyeran a Doña Emilia, y a tantas otras, entre las lecturas obligatorias (o al menos las mencionaran) muchos volverían a engancharse a la literatura.

      ¡Un abrazo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s