Zadie Smith | Conociendo a la autora

zadie smith

Ilustración para Adopta una Autora, @BeaLuke

Este fin de agosto puede ser el momento perfecto para conocer un poco más a mi autora adoptada, Zadie Smith. En esta entrada he recopilado aquellos datos de su vida que más influencia tienen en sus obras así como los relacionados con la literatura y las escritoras. Todos ellos provienen de las numerosas entrevistas que la escritora ha dado en estos últimos años (New York Times, El País, NYLON, ABC, Vanity Fair, etc) de las que yo os recomiendo especialmente esta que le hizo Jeffrey Eugenides. Entre las novedades de la autora, apuntad las siguientes fechas: en noviembre llega Tiempos de swing (Swing Time) a nuestras librerías de la mano de la editorial Salamandra. Y en febrero, Smith publica nuevo libro, una colección de ensayos llamada Feel free.

 

 25 cosas sobre Zadie Smith

  1. Nació en 1975 en Londres y creció en un barrio al noroeste de la ciudad, protagonista de su novela NW London.
  2. Empezó a escribir Dientes blancos con 21 años, mientras estudiaba Literatura Inglesa en Cambridge.
  3. Actualmente vive en Nueva York, donde da clases en la Universidad.
  4. Su madre es jamaicana y su padre –recientemente fallecido- inglés.
  5. Está casada con el poeta irlandés Nick Laird y tienen dos hijos. Se conocieron cuando él era el editor de la revista universitaria y publicó uno de los relatos de Zadie.
  6. Su heroína de la adolescencia era Jane Eyre.
  7. El boom mediático que sufrió al publicar su primera novela lo plasmó en El cazador de autógrafos.
  8. Dos de sus novelas han sido adaptadas a la televisión: Dientes blancos y NW. Pronto podremos ver también la de Swing Time.
  9. En su colección de artículos Cambiar de idea, aborda los textos de sus escritores preferidos: George Eliot, Kafka, Nabokov o David Foster Wallace.
  10. En su infancia veía películas de Fred Astaire y Ginger Rogers, lo que alimentó su fascinación por el baile.
  11. Un editor se interesó por Dientes Blancos tan solo leyendo algunos fragmentos y le ofrecieron un contrato antes de que estuviera acabada.
  12. Las figuras históricas con las que se identifica son: Virginia Woolf y Zora Neale Hurston.
  13. Estos son los tres libros que recomienda a las chicas jóvenes:
  • Una habitación propia, Virginia Woolf.
  • Homegoing, Yaa Gyasi.
  • You too can have a body like mine, Alexandra Kleeman.
tumblr_mru63bceSr1ss6wowo2_500

Bookriot

  1. Es consciente de que en el pasado las historias de amistad entre mujeres se asentaban en la envidia y la lucha porque estaban escritas mayoritariamente por hombres.
  2. Sobre la belleza es un homenaje a la novela de E. M. Forster, Howards End, a la vez que recoge sus impresiones tras trabajar como profesora en Harvard.
  3. Sus escritoras favoritas cuando era joven: Alice Walker, Charlotte Bronte, L. Maud Montgomery, Louisa May Alcott o Toni Morrison.
  4. Vivió durante dos años en Italia.
  5. Sigue las series Crazy Ex Girlfriend y Mad Men.
  6. No pierde oportunidad de defender las bibliotecas públicas gracias a las que descubrió su pasión por la literatura.
  7. La primera película que recuerda haber visto es un musical: Top Hat.
  8. Su gran amor es la lengua inglesa.
  9. Ha recibido los premios Guardian Best Book Award, Orange, Booker o Baileys Prize for Fiction y es miembro de la Royal Society of Literature.
  10. Swing Time, su última novela, supone su primer texto escrito en primera persona y trata sobre la amistad y la danza, una de sus grandes pasiones.
  11. A los trece años intercambió la S de su nombre por una Z, así de Sadie pasó a ser la Zadie Smith que conocemos hoy.
  12. Reconoce que no ha vuelto a releer Dientes blancos.

Y además, ¡CANTA! [1:41]:

 

*Esta entrada forma parte del proyecto “Adopta una autora” para la visibilización de las escritoras. 


Próxima entrada (octubre): Zadie Smith | NW London.

Anuncios

Zadie Smith | Sobre la belleza

Un velo de bruma había cubierto el cielo, permitiendo que el sol asumiera un papel engañosamente benévolo. Finos rayos de una luz renacentista se filtraban a través de un celaje de escenografía. Kiki se esforzaba por hallar el lado bueno de la mala noticia. Con un suspiro, se quitó el turbante y la trenza le cayó pesadamente por la espalda.


¿Conocéis la película “Regreso a Howards End”? Está basada en el libro homónimo de E M Forster y protagonizada por Emma Thompson y Anthony Hopkins. No me digáis que no suena bien. La historia comienza con un malentendido amoroso que será el detonante de todo lo que vaya ocurriendo en las dos familias centrales. Una herencia con destinatario sorprendente será la guinda de una historia que juega con las apariencias y los secretos.

Una perfecta coincidencia hizo que un mes antes de leer Sobre la belleza, viera esta película y me enamorara de la historia dos veces. Por eso os recomiendo, si tenéis la oportunidad, repetir este ritual de lectura (también sirve con el libro original). Pero, ¿cuál es la relación entre la obra de Forster y el libro de Zadie Smith? Pues que Sobre la belleza se asienta sobre la misma estructura narrativa de la novela: comienza con el mismo malentendido entre dos familias rivales, pero las traslada a una época actual. Después de conocer la historia original, el efecto es genial, algo así como un reencuentro con los personajes lleno de nuevos matices y conflictos.

17tmag-zadie-facebookJumbo

Sobre la belleza es mi libro favorito de Zadie Smith (aunque creo que NW es su mejor novela) por tres razones: aparte de estar muy bien escrito, es un libro que engancha desde la primera página gracias a unos personajes genuinos que adoraremos (o aborreceremos: Howard Belsey y Monty Kipps va por vosotros). Eso me lleva a la segunda razón: Kiki Belsey, uno de los mejores personajes de Zadie Smith. Esta mujer, en un principio a la sombra de su marido, irá revelándose como la verdadera protagonista de la novela. Contradictoria, espontánea, segura, con debilidades que no impedirán que siga su camino cuando las cosas se vengan abajo; Kiki es puro tsunami y el motor de todo el relato. La tercera razón es la amistad femenina representada por Kiki y la señora Kipps. Sus maridos están enfrentados por una ridícula enemistad ideológica y académica. Batalla de egos y testosterona. Ellas comparten el marginamiento al que se ven sometidas desde perspectivas diferentes. Por eso, irán creando un lazo emocional que culminará en un gesto de la Señora Kipss muy forstiano (y hasta aquí puedo leer) que las unirá para siempre. Es una novela que te deja un recuerdo maravilloso, es un chute total de energía literaria.

sobre la belleza

Salamandra, 2006. Trad: Ana María de la Fuente.

Al igual que en Dientes Blancos, volvemos a tener un montón de personajes, de diferentes culturas y edades, lo que ofrece un abanico de perspectivas muy interesante. El ritmo del relato es mucho más dinámico y fluye mucho más naturalmente que en su primera novela, donde lo intrincado de los temas se nos podía llegar a atragantar. Aquí el ritmo lo marca Kiki, y entre la sobriedad y un cierto snobismo de la Universidad, viajaremos entre ferias, fiestas, entierros y nuevos comienzos. Y es que nadie parece descansar en esta novela. Estamos ante una historia de enredos donde el tema principal es la belleza. LA BELLEZA así en mayúsculas. La belleza del arte y de la poesía. Y también la reflexión sobre la naturaleza del arte como algo puramente clasista o algo espontáneo y natural que no entiende de limitaciones.  El lenguaje es un gozo para la vista, como en todos los trabajos de Zadie Smith, y también un instrumento para representar la división entre los mundos de la novela: el de los adultos y el de los jóvenes; el académico y el urbano. Esa representación del lenguaje se muestra a través de la contraposición entre la poesía y el rap y cómo confluyen.

Lo que importa es que yo, hablando, no soy bueno.  No sé enrollarme como es debido. Yo escribo mejor que hablo. Escribiendo mis letras soy un as. Siempre doy en el clavo y hasta lo hago salir disparado por el otro lado. Puedes creerme. Pero ¿hablando?, hablando me doy en el dedo. Siempre.

Zadie Smith abandona su barrio londinense para situar a estas familias en Boston. Este cambio espacial coincide con un cambio vital de la escritora: su mudanza a EEUU para impartir clases en la Universidad de Nueva York. Precisamente, la historia se mueve entre dos planos el de la Universidad y el de la calle que se irán entrecruzando hasta sacar a la luz los prejuicios raciales y de clase dentro de la esfera académica. Esa muralla invisible que divide a los personajes no consigue quebrarse por el orgullo absoluto de los protagonistas, aferrados a sus convicciones y privilegios. Entre tanta enemistad y comportamientos mezquinos, ¿qué nos hará mantener la esperanza en el género humano? La amistad de dos mujeres. Igual que en la historia de Forster.

[* Zadie Smith borda las amistades femeninas. Además, siempre tienen un protagonismo en sus obras: Clara y Alsana en Dientes blancos, Kiki y la señora Kipps en Sobre la belleza, Leah y Natalie en NW London y Tracy y la narradora de Swing Time.]

howards end

Emma Thompson y Vanesa Redgrave en Howards End

*Esta entrada forma parte del proyecto “Adopta una autora” para la visibilización de las escritoras. 

Yo tampoco [soy una intelectual]. Pero adoro la poesía. Encierra todo lo que no sabría decir y lo que no oigo decir a nadie. ¿Sabe, ese poco que no puedo tocar?


En mi planning de entradas de Adopta he programado dos con temática más “fresquita” para los meses de verano. Así que en julio vuelve Doña Emilia pero no hablaré de ninguna de sus obras ni ensayos; os presentaré una pequeña guía de lectura que espero os sea útil para iniciaros en la literatura emiliana. Ya veréis que hay un libro de Doña Emilia para cada tipo de lector/a. Y en agosto, llega un post sobre Zadie Smith más personal, con datos curiosos sobre la vida de esta escritora tan polifacética (los que me sigáis en Twitter ya habréis visto algún video de Zadie cantando ^^).

 

Zadie Smith | La Embajada de Camboya

“Gratitude was just another kind of servitude”.


Zadie Smith es una profesional del lenguaje: sabe perfectamente lo que hace y puedes percibir sus influencias literarias en cada capítulo, capítulos plagados de referencias asentadas en una estructura sólida. Sobre todo hay que destacar la laboriosa tarea que realiza al construir cada uno de sus personajes consiguiendo que parezcan tan reales, con tantas facetas y conflictos internos, así como la red de relaciones personajes que va desenredando en sus textos. Es increíble. Cada palabra elegida es la perfecta en su tiempo y lugar, nada sobra. En ella se hace realidad la expresión “construir una historia” con el lenguaje más preciso y vívido posible.

zadie-smith-ap-mic

Zadie Smith (Londres, 1975)/ AP para mic.com

No se me ocurre mejor manera de empezar la serie de entradas de Zadie Smith que presentando su escritura a través de uno de sus relatos más conocidos. Soy una gran fan de los relatos (aunque este juega en la frontera con la novela corta); creo que concentran en unas pocas páginas toda la esencia de la literatura. Además, dan mucho juego a la hora de improvisar nuevas formas de contar y transmiten una idea de forma intensa y directa. The Embassy of Cambodia se publicó en The New Yorker en 2013 y pinchando en el enlace podréis acceder al texto completo.

Si empezamos por el principio, el título, no nos da muchas pistas de por dónde va a ir la trama. Luego sabremos que la función de la embajada es la de guía, en el sentido de que aporta un escenario y una frontera entre dos mundos contrapuestos: el del relato y otro que permanece infranqueable para nosotros. La embajada no jugará un papel principal pero lo que en ella ocurre aportará ritmo a la acción principal. Con ella se abre el relato y frente a ella se cierra.

Hablando de ritmo, ¿cómo consigue Zadie Smith crearlo en este relato? Tras la verja de la embajada se juega una partida de bádminton. Así que cada vez que acompañemos a Fatou, la protagonista, mientras pasa por delante del edificio, oiremos cómo golpean el volante: pock, smash. Ese es el ritmo de la historia y de los diálogos: se lanza y se devuelve un comentario, una acción que siempre viene acompañada de un consecuencia. Y así se van sucediendo los episodios que aquí se cuentan. En este rasgo ya se puede ver el engranaje perfecto que se ha creado para esta historia.

Siguiendopenguin con la construcción de la historia, sabemos que un papel fundamental es el de la persona que cuenta la historia. Aquí el narrador, omnisciente en la mayor parte, mira a través de los ojos de la protagonista, pero también se desdobla en un narrador testigo poco frecuente, en tercera persona del plural. Representa una especie de portavoz de la comunidad del barrio (el mismo que visitaremos en otras de sus obras como Dientes Blancos y NW) donde vive Fatou, y nos ofrece el punto de vista de sus vecinos, es decir, de los que están fuera de la historia.  La narración, en general, es contenida; Zadie Smith calcula cada frase como si de un movimiento de ajedrez se tratara. La palabra precisa y certera. Podríamos pensar que esta manera de relatar lleva a una cierta frialdad y distancia con la historia. Nada de eso. Con esta técnica construye personajes de carne y hueso que casi nos parece oír cómo palpitan en cada página.

Fatou no es un personaje tipo. Iremos descubriendo una personalidad marcada fruto de las circunstancias que le han tocado vivir. Es una mujer, inmigrante, que ha vivido en varios países antes de mudarse a Londres, donde trabaja como asistente interna. Divide su tiempo de ocio entre la natación y las citas con su amigo, Andrew (representante del mansplaining), con el que tendrá conversaciones centradas en la religión y el racismo. De apariencia vulnerable, Fatou es una mujer que no se ha quebrado ante los obstáculos; resignada al destino que le ha tocado, nunca pierde la calma. De los diálogos y las reflexiones de Fatou se desprenden reflexiones no confirmadas. Con esto me refiero a que Zadie Smith no me da la razón como lectora. Consigue que yo sea la que juzgue, siempre dejando la pelota en el tejado del que lee. Esta escritora no nos trata como menores de edad; respeta a su interlocutor y a la literatura.

Algunos de los temas que trata son:

  • El sufrimiento de los pueblos, a partir de las preguntas que deja en el aire ¿dónde se ha sufrido más? ¿en el Holocausto o en Ruanda? Competiciones morales que no conducen a ningún lugar. De hecho, en una entrevista reciente, Zadie Smith afirmaba: “cada pueblo arrastra sus traumas, y no se trata de rivalizar a ver quién tiene el trauma más grande, entre otras cosas porque cada uno es de distinta naturaleza”.
  • La esclavitud del siglo XXI. Fatou compara su historia con la de una chica que ha aparecido en el periódico. Prostitución/servidumbre; la privación de libertad. Situaciones paralelas que evidencian las tragedias que se encuentran en la puerta de enfrente.

Podrían comentarse muchos más aspectos y temas, pero la idea era ofrecer un aperitivo de la narrativa de Zadie Smith. Tendremos tiempo de conocerla mejor.

santiago-sequeiros

Ilustación de Santiago Sequeiros para El Mundo, que publicó el relato en el verano de 2013.

Muchos de los elementos que he mencionado aquí serán constantes en la obra de Zadie Smith; cada palabra, cada giro, cada anécdota está ahí por un motivo, nada es casual. La autora recoge parte de la situación de las mujeres inmigrantes en este original relato a través de los ojos de Fatou. Su rutina nos ayudará a entender los límites de su libertad y lo inestable de su futuro. También nos obligará a reflexionar sobre la esclavitud moderna y las diferencias sociales. Zadie Smith es una cronista de su generación y si queremos acercarnos a su manera de contar este relato es una buena oportunidad. Ella retrata a la perfección de qué va esto de no poder elegir y que la sociedad nos empuje o nos devuelva al punto de partida para catapultarnos de nuevo a lo incierto. Como en un partido de bádminton.

*Esta entrada forma parte del proyecto Adopta una autora para la visibilización de las escritoras.


Próxima entrada (abril): Dientes blancos | “Irie Jones o una adolescencia que muerde.”

(Dientes blancos es una lectura compleja con una cantidad de personajes que se merece varios episodios que iré intercalando con reseñas de sus otras obras).

La librería, Penelope Fitzgerald

Florence tenía buen corazón, aunque eso sirve de bien poco cuando de lo que se trata es de sobrevivir. Durante más de ocho años, a lo largo de media vida, había subsistido en Hardborough con la pequeña cantidad de dinero que su marido le había dejado al morir, y últimamente se había empezado a preguntar si no tendría la obligación de demostrarse a sí misma, y posiblemente a los demás, que ella existía por derecho propio. 


la-libreria

La librería es un libro protagonizado por Florence Green, una viuda que pretende abrir un negocio en un pequeño pueblo del este de Inglaterra. Penelope Fitzgerald nos introduce en los pensamientos de la protagonista de manera directa y con pequeñas pinceladas nos irá sumergiendo en Hardborough y en la vida de sus pintorescos habitantes. Lo primero que nos llamará la atención es la agilidad de los diálogos, sobre todo las intervenciones de la irónica y entrañable Florence. La excusa de la librería propicia que todos los personajes manifiesten sus opiniones sobre los libros, y así la autora consigue generar una discusión sobre la importancia de la cultura como fuente de enriquecimiento personal o con un mero afán lucrativo. Si tuviera que elegir dos temas centrales de esta novela serían los siguientes:

  • Cómo se representa la mezquindad: no todos los personajes son tan agradables como Florence o la pequeña Christine. De hecho la mayoría de ellos crearán una alianza táctica en perjuicio de nuestra heroína librera. El interés egoísta moverá a la principal enemiga de Florence, Violet Gamart, que ha visto truncados sus planes respecto a Old House –la futura librería. Otros personajes, a pesar de su indiferencia respecto del Centro de Artes proyectado por Gamart, se convertirán en sus cómplices y así, uno tras otro, irán boicoteando el negocio de la Sra Green. Y eso sin contar las inoportunas apariciones del rapper (fantasma) de la casa, que aporta el tono cómico y a la vez misterioso al costumbrismo de la narración. El pragmatismo viene representado por la ayudante de Florence, una niña de diez años, llamada Christine, diligente en su trabajo y dispuesta a lanzar palabras como si fueran dardos.

 

  • Qué supone abrir una librería (en un pueblo): La librería no solo trata de libros sino también de la realidad del día a día de una pequeña empresa. Primero, Florence tendrá que enfrentarse al paternalismo del Director del banco –conducta  propia de los hombres ante las mujeres emprendedoras- que ella esquivará gracias a su sarcasmo. Al poco de abrir, contará con la ayuda de una contable para alcanzar uno de los objetivos del negocio: que los ingresos superen a los gastos. El aspecto económico tendrá relevancia en la narración dejando a un lado el idealismo que suele rodear a las librerías, ofreciendo una perspectiva mucho más realista y completa. Muchas decisiones deberán ser tomadas y no pocos quebraderos de cabeza le esperan a su dueña: unos, comprensibles, otros orquestados por la siempre oportuna Violet Gamart.

Pero, por encima de todo, destaca la perseverancia y la valentía de Florence Green. Ella se ha arriesgado por llevar a cabo un proyecto y ha puesto todo su empeño para hacer de su pueblo un lugar mejor, ofreciendo cultura sin la elitista y caprichosa concepción de otros personajes. Es toda una lección de sencillez e ingenio.

Penelope Fitzgerald Obit

Penelope Fitzgerald. Imagen: The Telegraph.

Penelope Fitzgerald ha conseguido transmitir, con una sencilla novela, las más íntimas intenciones que albergan los seres humanos. Nos cuenta, con acierto, cómo una sola persona no es suficiente para tratar de derribar los sueños de una humilde librera si no fuera por la ayuda de aquellos cómplices que colaboran, haciendo gala de una gran hipocresía y falta de empatía. Me parece un texto perspicaz y honesto con el que el lector puede sentirse muy cómodo. Yo misma la leí hace un año, coincidiendo con el Día de las Librerías y no podía dejar de compartirla precisamente esta semana. Y vosotrxs, ¿habéis leído alguna otra novela de Penélope Fitzgerald?

Y que no se me olvide mencionar que Isabel Coixet está rodando la adaptación de La librería. No sé cuándo verá la luz esta película pero podéis seguir algunos detalles del rodaje y los actores elegidos a través de instagram. Sus fotografías son un tentador anticipo que, desde el vestuario a la decoración, nos trasladan directamente a la Inglaterra de 1959.

10 razones por las que leer Sobre la belleza de Zadie Smith.

La gente decía “Ella lo ha perdonado”, refiriéndose a Kiki, y ahora Howard estaba descubriendo todos los niveles de purgatorio que abarcaba el perdón. La gente no sabe de lo que habla.


sobre la belleza

Sobre la belleza (Salamandra, 2006), Zadie Smith.

Estas son las 10 razones (al menos) por las que recomiendo leer Sobre la belleza, de Zadie Smith:

  1. Es un tratado sobre las relaciones humanas, la adolescencia, el matrimonio, los conflictos entre opuestos: la vida. Todo el relato vibra, palpita, es realidad pura.
  2. La familia protagonista es apasionante: un matrimonio en aparente armonía a punto de resquebrajarse y tres hijos que son tres mundos en un permanente estado de tensión: social, racial y académica.
  3. Ofrece una descripción verosímil sobre la vida académica en una universidad estadounidense. Batallas entre departamentos, choque de ideologías o lucha de egos entre dos profesores.
  4. Poesía y rap o mezcla de estratos sociales. Los privilegios frente a la falta de oportunidades y el arte como pegamento y excusa.

Yo tampoco [soy una intelectual]. Pero adoro la poesía. Encierra todo lo que no sabría decir y lo que no oigo decir a nadie. ¿Sabe, ese poco que no puedo tocar?

  1. Historia de dos ciudades, dos países: EEUU y Reino Unido y el clima como metáfora recurrente.
  2. Es un retrato excelente de la adolescencia y sus similitudes y conflictos con la madurez. La efervescencia y el egoísmo tras las páginas de este libro.
  3. También hay amplio espacio para el amor y la culpa. Los sentimientos de los personajes puestos al límite.
  4. Personajes de carne y hueso. Conseguiremos empatizar con la mayoría y aborrecer el comportamiento de unos cuantos. A través de las palabras de personajes muy reales, Zadie consigue que sus creaciones nos muevan y nos calen hondo.
  5. Una brillante creación que tiene como motor la novela de E. M. Forster, Regreso a Howards End. Hacía poco que acababa de ver la película y leer Sobre la belleza fue un bonito reencuentro con la historia original.
  6. La oportunidad perfecta para descubrir el talento de Zadie Smith (si todavía no lo has hecho). Dientes blancos o NW London también son un excelente camino hacia esta autora.

 

Las lecturas exigentes también son para el verano 🙂

Zadie Smith

El mundo no te brinda ningún significado. Tú tienes que volverlo significativo y decidir lo que quieres, necesitas y debes hacer. – Zadie Smith.


zadie smithd

Zadie Smith (Londres, 1975) [HAMISH BROWN/GETTY]

No leas nunca a Zadie Smith si no quieres salir de tu zona de confort. Sí, esa zona tan famosa en el coaching también se podría aplicar a la lectura. Porque todos tenemos un tipo de libro que nos hace sentir muy cómodas. Esa novela sin complicaciones, con una trama divertida y un final predecible; con personajes pulcros y exitosos. Son libros que tratan los temas que más nos gustan, que nos dan la razón y nos negamos a salir de ahí.

Leer a Zadie no serviría más que para meternos en un serio problema. Y eso fue exactamente lo que me ocurrió a mí. Llegué a Zadie Smith el año pasado con pleno desconocimiento de lo que me iba a encontrar y fui expulsada de manera abrupta y violenta de mi zona de confort, sin previo aviso. No encontrarás en los libros de esta escritora inglesa los personajes literarios habituales. Aquí se trata de seres humanos, reales, con sus virtudes y sus muchos defectos y debilidades, expuestos a la vista de los lectores. Vulnerables. Los personajes no son juzgados por ello; sus palabras los retratan y no los comentarios de la autora. Caminamos entre sus páginas sin guía, con todos los riesgos que ello supone: reflexionar, empezar a cuestionar comportamientos o ideas. Las historias son tan cotidianas y verosímiles como sus personajes, reflejo de una época y un lugar concreto, fruto de las experiencias vividas por la propia autora (el barrio de Londres en el que creció, en NW London o la vida académica en Estados Unidos, donde trabaja como profesora, en Sobre la belleza) y de sus lecturas. Su estilo es versátil: puede pasar de un momento denso y concentrado donde nos abruma con una reflexión científica y, con su sutil maestría, colarnos una descripción de los sabores de patatas chips en UK (país en el que este tema daría para una tesis).

Las radiografías que Zadie nos ofrece de Londres son únicas: nos alejamos del Londres turístico y nos vamos a un barrio multicultural, inmigrante, porque todas las piezas forman la ciudad y no nos podemos quedar solo con una visión. Si es que al final siempre estamos dándole vueltas al tema del punto de vista único. Nada nos enriquece más que escuchar todas las historias y con esta escritora aprenderemos mucho y también disfrutaremos de su ironía y de sus descripciones. Ninguna palabra sobra en sus novelas y realmente consigue atraparte en esa tela de araña que ha ido tejiendo entre enredos familiares y choques culturales. Una lectura inteligente, nunca pedante.

La verdad es que después de leer a Zadie Smith ya no leerás de la misma forma. Ya no te conformarás con la misma literatura cómoda y querrás ir más allá. Ella me llevó a  Chimamanda Ngozi Adichie. Así que el riesgo lector siempre recompensa.

[Lectura: Sobre la belleza, Zadie Smith.]

Escritoras de relatos.

Si queremos saber qué se cuece en el panorama literario anglosajón, hay que leer la genial selección de relatos de El libro de los otros, editado por Zadie Smith. Todas las escritoras que en él aparecen ofrecen nuevos puntos de vista, así como una renovación de las técnicas narrativas muy interesante. Merece la pena no perderles la pista. Los siguientes datos aparecen en la edición antes citada y, además, cuentan con alguna actualización que he añadido. Ellas son:

ZZ Packer es autora de Drinking Coffee Elsewhere, que fue finalista del PEN/Faulkner Award y figuró entre los Libros Notables del New York Times. Licenciada en Yale, recibió la beca Wallace Stegner-Truman Capote en la Universidad de Stanford. Vive en la zona de la bahía de San Francisco, ciudad en la que ejerce como profesora de Escritura creativa.

zz_packer_rose lincoln_harvard staff photographer

Z Z Packer, Rose Lincoln/Harvard Staff Photographer

Zadie Smith nació en el noroeste de Londres en 1975. Es autora de Dientes blancos, El cazador de autógrafos, Sobre la belleza, Changing my mind y NW Londres.

Heidi Julavits es autora de tres novelas, The Mineral Palace, The Uses of Enchantment y The Vanishers. Recientemente ha coeditado Women in Clothes. Es editora fundadora de la revista The Believer y le han otorgado una beca Guggenheim, Vive en Nueva York y Maine. En 2015 publicó The Folded Clock: A Diary.

Vendela Vida es autora de dos novelas, Let the Norther Lights Erase Your Name y And now you can go. Su primer libro, Girls on the Verge, fue un estudio periodístico sobre los rituales de iniciación femenina en América. Es coeditora de la revista The Believer, editora de The Believer Book of Writers Talking to Writers y miembro de la junta fundadora y profesora en 826 Valencia. Vive en el norte de California. Su libro más reciente es The Diver’s Clothes Lie Empty, publicado en 2015.

Vendela-Vida_Ulf Andersen_Getty Images

Vendela Vida, Ulf Andersen/Getty Images.

Miranda July es realizadora, artista interpretativa y escritora. Entre sus trabajos destaca su colección de relatos breves Nadie es más de aquí que tú y, más recientemente, El primer hombre malo (2015). También es directora y guionista de Tú, yo y todos los demás (2005) y El futuro (2011). Vive en Los Ángeles.

A M Homes: autora del aclamado libro de memorias La hija de la amante y las novelas Este libro te salvará la vida, Música para corazones incendiados, El fin de Alice, In a country of Mothers y Jack, así como las colecciones de relatos Cosas que debes saber y The Safety of Objetcs, el libro de viajes Los Angeles: People, Places and The Castle on the Hill, y el libro de artista Appendix A:. Su última novela, May We Be Forgiven, fue publicada en 2012.