Americanah, Chimamanda Ngozi Adichie

“Relaxing your hair is like being in prison. You’re caged in. Your hair rules you. You didn’t go running with Curt today because you don’t want to sweat out this straightness. You’re always battling to make your hair do what it wasn’t meant to do.” 


americanah

Bienvenidxs a la historia de un viaje físico y emocional desde Nigeria a EEUU; un viaje de ida y vuelta del que siempre se siente extranjero: en el país que nos acoge pero también al regresar a la ciudad de la que partimos. Este viaje nos revelará una época: la de una generación de jóvenes inconformistas en constante búsqueda. Ifemelu es una americanah, es la mujer que aterriza en medio de su historia, mientras todos han ido recomponiendo sus vidas. Chimamanda Ngozi Adichie repite parte del escenario social y político que había presentado en La flor púrpura para retratar su Nigeria natal. Además, su historia abarcará temas como el amor, los conflictos raciales, la inmigración o las complejas relaciones personales que teje aquella que rehace su vida en cada mudanza.

“Why did people ask “What is it about?” as if a novel had to be about only one thing.”

En innegable que el amor ocupa un lugar destacado en la novela: la relación entre Ifemelu y Obinze es el hilo conductor, y a su vez anzuelo que mantiene al lector intrigado y esperando con ansia el desenlace. Sin embargo, el gran tema es la inmigración vista desde el plano más personal posible y presentado desde un punto de vista múltiple. Con Americanah, Chimamanda se ha propuesto mostrarnos una mirada más amplia sobre una tendencia o  problemática que ya forma parte de nuestra época y, por lo tanto, de nuestra historia. El incesante movimiento migratorio no solo son datos, cifras o anécdotas sueltas; es un hecho de gran calado detrás del cual hay muchas personas buscando un futuro mejor, dejando atrás sus raíces al integrarse en culturas nuevas, en constante cambio y adaptación. Aquí hablará la estudiante que huye de la precaria situación de las universidades nigerianas, el adolescente que ha crecido en un país al que no parece pertenecer, el excepcional joven que viaja a Londres sin papeles, el hombre blanco privilegiado, el afroamericano que vive en su burbuja académica, los hombres de negocios nigerianos.

Esta novela ofrece un gran mapa de emociones y experiencias vitales a través de tres momentos en la vida de la protagonista: la ilusión de proyectar un futuro en EEUU, la realidad que se encuentra allí y cómo va evolucionando y, por último, el hogar que se encontrará a su regreso. En ninguno de estos tres lugares espaciales y emocionales parece Ifemelu encontrar su sitio; veremos cómo navega, como una isla, independiente, en constante conflicto con la raza, la política y el amor. O puede que sí tenga claro dónde está su lugar.

actualizado-recientemente

Las hipnóticas ediciones de Harper Collins.

Americanah es al mismo tiempo un libro cotidiano y excepcional. Por un lado, tiene ese elemento de enlace que es la inolvidable historia de amor, a la que se suman otros aspectos, aparentemente banales, como el pelo afro o el dilema de adoptar o evitar el acento americano. Son un símbolo de rebeldía de la mujer que no quiere abandonar sus raíces, orgullosa de su educación y segura de sí misma. Ifemelu rechaza la tiranía del pelo liso, y sus consecuentes quemaduras, para liberar su pelo y sus convicciones. Solo Chimamanda Adichie es capaz de conjugar estos elementos y convertirlos en indispensables en su libro. Y ahí nace la excepcionalidad del relato: las sucesivas reflexiones que se desprenden de cada persona que conoce, de cada entrada del blog que escribe. Es precisamente ese blog un elemento original y muy valioso para ofrecernos diversos puntos de vista sobre el racismo en EEUU. Aunque se corresponde con el año de la victoria de Obama, también ayuda a entender la realidad política que vive el país en la actualidad. Todo expresado con la poderosa y sugerente prosa de Adichie mediante frases-sentencia que con una gran contundencia nos ponen los pies en la tierra que pisan los personajes.

Este es el relato de una generación y, al igual que otras escritoras como Zadie Smith, Chimamanda Nogzi Adichie nos está dejando testimonios, que a pesar de ser ficcionales, nos ayudan a entendernos mejor a nosotrxs mismxs y a la época tan compleja en la que vivimos. Son libros a los que tendremos que volver a menudo y que seguirán leyéndose muchos años después, para descubrir cómo éramos.

[RECOMENDACIÓN] De la misma autora, La flor púrpura: es un relato menos extenso que concentra una mayor intensidad, en ocasiones desgarradora, al contarnos un periodo concreto de la vida de su protagonista, la adolescente Kambili y su familia.

Anuncios