Kate Bolick y las despertadoras

Ya de adulta (Edna St. Vicent Millay), fuera de forma intencionada o por instinto, simplemente se negó a guardar sus deseos en un cajón y siguió viviendo como siempre había hecho; es decir, de forma plena y sin someterse a las convenciones. Esta aceptación de la posibilidad y la voluntad de improvisar en lugar de determinar su vida al detalle es tan turbadora e incómoda ahora como lo era por aquel entonces.


kate-bolick

KATE BOLICK ha sido editora de las revistas The Atlantic y Domino así como colaboradora de publicaciones como The Boston Globe, Cosmopolitan, Elle, Vogue, The New York Times. Su primer libro es Solterona y leyéndolo podemos saber muchas más cosas de la autora así como descubrir cuál ha sido el proceso que hay detrás de él. Kate Bolick, desde que se dio cuenta de que quería ser escritora, fue posponiendo y ansiando a partes iguales su sueño, hasta que consiguió reunir las fuerzas y el material para componer un libro como Solterona. Su origen es un artículo publicado en The Atlantic que la llevó directamente a la portada de la revista. Pero el impuso que ella necesitaba fue mucho más progresivo que un artículo o una tesis que defender; vino de parte de cinco mujeres que la ayudaron a construir su vida propia:

¿Quién fue Maeve Brennan?maeve

Esta escritora nació en Dublín en 1917, y tras mudarse a Nueva York, comenzó a trabajar en diversas revistas hasta llegar a colaborar con Harper’s Bazaar o The New Yorker. Aquellos que la conocieron resaltan su estilo impactante y la fuerza de sus convicciones, algo difícil de defender en aquella época. Se mantuvo fiel a sus ansias de libertad y creación hasta los 37 años, edad con la que se casó con un redactor del que se divorció poco después. Dejó una imborrable huella en los que pudieron coincidir alguna vez con ella y nosotrxs tenemos la oportunidad de conocerla gracias a sus obras.

¿Qué escribió?

-Cronicas de Nueva York, recoge sus artículos publicados.

-De visita, una novela corta.

Cuentos dublineses, colección de relatos que incluye uno de los más conocidos: “Las fuentes del afecto”, del que Alice Munro ha llegado a decir que es uno de sus favoritos de todos los tiempos. Dato que, como es de suponer, hace que pase directamente a encabezar mi lista de lecturas pendientes.

¿Quién fue Edith Whedith-whartonarton?

Sin duda es la más conocida de las “despertadoras”. La propia Kate Bolick reconoce que era un tanto escéptica ante las novelas de Wharton ya que no estaba segura de la importancia de las mujeres solteras en su obra. Lo cierto es que Edith Wharton se casó joven y durante su matrimonio viajará por el mundo manteniendo una vida apartada de la escritura. ¿Y cuándo comienza su carrera literaria? Pues… ¡al separarse de su marido! Todos los acontecimientos vividos le servirán de material suficiente para convertirse en una excelente cronista de la sociedad del siglo XIX en Estados Unidos.

¿Qué escribió?

A pesar de ser una escritora tardía (publicó su primera obra con 35 años) cuenta con una producción literaria muy extensa en la que destacan novelas memorables como La casa de la alegría o La edad de la inocencia, con la que ganó el Premio Pulitzer. A estas hay que sumar: Madame de Treymes, Ethan Frome, numerosos relatos, cuadernos de viajes y sus memorias: Una mirada atrás.

edna-st-vincent-millay¿Quién fue Edna St. Vincent Millay?

Pasó a la historia tanto por su poesía como por su imagen imponente y misteriosa. El incio de su carrera artística fue tan sorprendente y espectacular como ella misma ( y que no cuento para que descubráis la anécdota en el libro), hasta culminar al ser la primera mujer en ganar el Pulitzer de poesía con 31 años. Su estilo de vida bohemio y su espíritu viajero eran su motor,; la musa de sus obras la encontraba en sus propias experiencias: tenía una sed infinita de arte. Esquivó durante su juventud el matrimonio hasta que conoció a Eugen Jan Boissnai, un hombre capaz de respetar su arte y su libertad.

¿Qué escribió?

Sus poemas se encuentran recopilados en: Renascence y otros poemas, Collected Sonnets. Nancy Milford ha escrito sobre ella en Savage Beauty.

¿Quién fue Charlotte Perkins Gilman?charlotte-perkins-gilma

Es la descubridora que más profundizó y escribió sobre el tema de la soltería y la libertad de la mujer. Como escritora indagó más en aspectos sociológicos. En su familia ya contaba con antecedentes ilustres en la lucha por la libertad ya que la tía de su padre era la autora de La cabaña del tío Tom, Harriet Beacher Stowe. Tras separarse de su primer marido, poco comprensivo con sus necesidades creativas, y  condescendiente en extremo, contraerá matrimonio con su primo, con el que sí podrá seguir desarrollándose como escritora.

¿Qué escribió?

Nos deja obras como Herland (traducido Dellas) donde se recrea un país en el que solo habitan mujeres que, a su vez, conciben solo niñas y viven en armonía, ante la estupefacción de un par de hombres que las descubren.“El papel pintado amarillo” es su relato más conocido y en él plasma la depresión en la que cayó tras el nacimiento de su hija. Este es el único texto que he leído de los que aquí aparecen y puedo decir que su estilo es muy original, con palabras llenas de matices; de hecho consigue construir una historia a partir de las percepciones que una mujer tiene sobre su habitación, en concreto sobre el papel pintado, y como todo ese simbolismo no es más que la desazón que siente. El tono es muy íntimo ya que está contado como un diario (aunque esa no sea la forma), nos cuenta todo lo que piensa de su marido, de sus inquietudes y no deja de ser, en ocasiones, perturbador.

neith-boyce¿Quién fue Neith Boyce?

Ella es, en palabras de Bolick, “la Carrie Bradshaw del siglo XIX”. Al igual que Maeve Brennan, trabajó como columnista, en este caso en la revista Vogue, relatando la vida de una mujer soltera en Nueva York. Mujer adelantada a su tiempo, excepcionalmente creativa y trabajadora, también esquivó el matrimonio hasta que conoció a Hutchins HapGood, con el que mantuvo una relación complicada.

¿Qué escribió?

Su columna, “La chica soltera”, basada en sus propias experiencias, fue muy famosa en la época y nos sirve hoy para rastrear en las anécdotas de su vida y pensamientos sobre la vida de las mujeres. Neith Boyce cuenta con una producción literaria que abarca todos los géneros y es tan prolífica que os dejo el enlace a sus trabajos completos para que podáis comprobar lo mucho que escribió, hecho que se contrapone con el olvido al que estuvo sometida varias décadas. A pesar de ser la escritora como más libros publicados puede que sea la más desconocida de todas.

Anuncios

Solterona, Kate Bolick

Ahora la pregunta es totalmente distinta: ¿las mujeres son ya personas? Con ello quiero decir lo siguiente: ¿ya estamos preparados para que una mujer joven emprenda el largo camino de su vida como ser humano que tiene un sexo pero no está limitado por él?


solterona

Solterona, Kate Bolick. Malpaso,2016. Traducción Silvia Moreno.

Kate Bolick escribió Solterona para mostrar algo totalmente invisibilizado: la vida de una mujer felizmente soltera. Si nos paramos a pensar en la imagen que tenemos de lo que es una solterona, seguramente se nos venga a la cabeza una mujer vieja, de mal carácter, una loca de los gatos, rara, de la que la sociedad se compadece al murmurar: “nadie la quiere”. Bien, pues hagamos el ejercicio contrario: ¿y si ella ha elegido estar sola?, ¿y si ella es amada y valorada por aquellos de los que ha querido rodearse: amigos, familia, etc.? La autora nos ofrece aquí el resultado de una profunda reflexión sobre cómo construir una vida propia y de una exhaustiva investigación sociológica, histórica y literaria sobre las mujeres solteras.

 En esta obra hay dos partes bien diferenciadas –en teoría-: las vivencias de la autora en el comienzo de la edad adulta y las vidas de sus cinco despertadoras. En realidad, estos dos planos se entrecruzan a lo largo de todo el texto, van aflorando datos, citas y anécdotas como si se tratase de una conversación natural y fluida, en vez de algo académico y calculado. En cuanto a la parte más personal, los sucesos se cuentan principalmente en orden cronológico, si bien recurre en muchas ocasiones a anticipaciones o saltos que hacen más ameno e informal el ensayo. Es una lectura dinámica y absorbente, incluso puede llegar a ser apabullante tal es el número de referencias que maneja. Por eso es muy importante tener a mano una libreta al lado mientras lo leemos para ir apuntando todas las escritoras y libros que irán apareciendo.

Y es que Solterona es un libo lleno de nuevas lecturas que nos abre las puertas a la vida de mujeres inspiradoras (Edna St. Vincent Millay, Neith Boyce, Maeve Brennan, Edith Wharton, Charlotte Perkins Gilman). Todas ellas tienen en común haber roto los convencionalismos de su época (primeras décadas del siglo XX) para conseguir una independencia económica y personal. También son todas escritoras –articulistas, novelistas o poetas- que vivieron su veintena y treintena solteras, trabajando y aprendiendo, acumulando vivencias. Aunque decidieran casarse posteriormente, en pocos casos esos matrimonios fueron satisfactorios en la medida en la que les impedía seguir desarrollando libremente su pasión: la escritura. De ahí que se rompieran con los años porque no es fácil renunciar a ser una misma. Eso mismo experimentará la autora con los novios que iremos conociendo, en su paso por distintos trabajos, crisis y hogares de Boston a Brooklyn.

theatlantic-kate-bolick

El exitoso artículo publicado en The Atlantic, origen de Solterona.

La propia Kate Bolick, a punto de llegar a la treintena, se pregunta si no será hora ya de casarse. Ese límite impuesto es también un muro que impide desarrollar nuestra propia vida. Si malgastamos nuestra veintena preocupadas por encontrar un hombre con el que casarnos difícilmente tendremos tiempo de descubrir quiénes somos en realidad y qué queremos. Sin embargo, las reflexiones de este libro no solo giran en torno a soledad y la independencia sino también sobre la necesidad de crear una red sólida y activa de amistades y contactos que nos enriquezcan y estimulen para así poder afrontar ese desarrollo personal. Queda claro en varias partes del libro que la autonomía absoluta no existe: somos seres sociales. Al mismo tiempo, Solterona es también un libro lleno de contradicciones. El hecho de que acompañemos a Bolick en sus reflexiones supone que también nos revele sus dudas y conflictos sobre las decisiones que va tomando acerca de su trabajo y sus relaciones.

Por sus páginas recorreremos la historia de la palabra “solterona” y las épocas en las que ciertos poderes promovieron este estado para incentivar la economía. Lo que ya sabíamos es que el hecho de permanecer soltera es una elección personal que ha sido criticada y denostada a lo largo de la historia. Toca ahora mostrar cómo aquellas mujeres que seguían este camino sentían que el matrimonio no podía llenar sus ansias de crear ni sus inquietudes más profundas. A ella, sus cinco despertadoras le sirvieron para llenar el vacío que había dejado la muerte de su madre, así como fuente de inspiración  y reconocimiento. Para las que compartimos su visión del mundo, Solterona ha sido una conversación amiga que refuerza nuestras convicciones. Por eso ya no puedes desprenderte de este libro; estoy segura de que me acompañará cada vez que me asalte esta pregunta:

Dime, ¿qué pretendes hacer

Con esa vida tuya, única, salvaje y preciosa?*

*(Versos del poema de Mary Oliver “The Summer Day” con los que termina Solterona.)

[No nay ninguna referencia concreta sobre las “despertadoras” porque he preparado una entrada exclusivamente para ellas. Son geniales :)]