Las “malas esposas” en el teatro (1): Sibila Casandra

sibila casandra 1

Nao d’Amores llevó a escena el Auto de la Sibila Casandra. Dirección y adaptación: Ana Zamora.

El teatro nos ha dejado inolvidables personajes femeninos que, pese a vivir en épocas muy diferentes, supieron retratar el conflicto de las mujeres que no se conformaban con ser esposas o madres. Ellas aspiraban a realizarse, sin cadenas, desafiando los prejuicios de la sociedad y la oposición de familia y amigos. La educación femenina lleva siglos asentándose en el principio de la inferioridad intelectual de la mujer frente al hombre. Por eso, nunca esa educación se inspiró en objetivos ambiciosos, más allá de orientarse a encontrar un buen marido. Sin embargo, no todas las mujeres han querido resignarse a ese modelo de “ángel del hogar” y tras la represión llegará su explosión, en forma del portazo más famoso de la Historia del Teatro. El sonido de la mujer que emprende su camino sola.

gil vicente

Gil Vicente

Nora primero (Casa de muñecas, Ibsen) y Rita casi un siglo después (Educating Rita, Willy Russell) suponen un pulso al personaje femenino tradicional, poco dado a reivindicaciones, siempre un paso por detrás del protagonista masculino. Las dos, en diferente momento de su vida, comprenden que el matrimonio no es su meta, sino que antes necesitan construir su vida, emanciparse. Aunque sus actos nos parezcan muy modernos para su época, la verdad es que siglos antes ya una mujer levantó su voz para defender su decisión de no casarse, algo impensable en ese momento. ¿Y dónde podemos encontrar a una mujer así? En el Auto de la Sibila Casandra, obra del dramaturgo más aclamado en su tiempo, Gil Vicente, y, se supone, la primera obra de teatro feminista. ¡Y se publicó en el siglo XVI! Este escritor portugués gracias a su bilingüismo, nos ha dejado abundante obra en castellano, entre ella, este auto totalmente transgresor. Tanto en Portugal como en nuestro país, sus coetáneos tenían una opinión unánime: Gil Vicente era la figura principal del teatro renacentista. Su mérito reside en la modernidad de su teatro, mezclando estilos, dando complejidad a la trama y a los detalles. No hay que olvidar que estamos todavía en una época en la que el teatro estaba en desarrollo, preludio de la época dorada del Barroco.

El mito en el que se basa es de sobra conocido hoy, pero aquí se centra en la Sibila Casandra, una pastora que rechaza casarse con otro pastor, Salomón. Casandra reniega de la institución del matrimonio y se muestra como una mujer con capacidad de decisión, algo que no era frecuente en la literatura (ni lo será siglos después). Casandra lamenta la suerte de las mujeres que dependen de sus padres o maridos; no nos suena de nada, ¿verdad? Me da la impresión de que llevamos demasiado tiempo oyendo esta denuncia, este rechazo al modelo tradicional de la mujer. A pesar de que son muchas las voces literarias que reafirman esta posición, mientras sigan ocultas o se les niegue la atención que merecen, nadie podrá conocerlas, leerlas y reivindicarlas.

Nuestra Siblia nos da muchas razones por las que no quiere ser una mujer casada, pero su motivación principal es que sabe que el hijo de Dios nacerá de una Virgen y su deseo es ser la elegida. Reconozco que no es un objetivo con el que podamos identificarnos hoy, pero quedémonos con el fondo. Una mujer no quiere casarse porque pretende alcanzar sus objetivos: ella se convierte en prioridad.

Démosle voz a Casandra. Así nos resume las posibilidades que tenía una muchacha en su siglo:

No quiero ser desposada

Ni casada

Ni monja, ni ermitaña.

sibila casandra

En uno de los monólogos más extensos, Casandra explica a su pretendiente las desventajas de casarse a través de las experiencias de las mujeres que conoce:

Veo quexar las vezinas

De malinas

Condiciones de maridos:

Unos ensoberbecidos

Y aborridos;

Otros de medio gallinas;

Otros llenos de celos

Y recelos,

Siempre aguzando cuchillos,

Sospechosos, amarillos

Y malditos en los cielos.

[…]

¡Y la muger! Sospirar,

Después en casa reñir

Y groñir,

Y la triste allí cautiva

Salomón le responderá con un #notallmen de la época: “No soy de esos ni seré,/ por mi fe / que te tenga en bolloritas”. Pero ella se mantiene firme: “¡Y con floritas/ piensas que me engañarás!”

En sus intervenciones denunciará la situación de las mujeres en unos términos que nos recuerdan a lecturas más modernas:

Allende de esso, sudores

Y dolores

De partos, llorar de hijos:

No quiero verme en letijos,

Por más que tú me namores.

[…]

Si la mujer de sesuda

Se haze muda,

Dizen que es bova perdida;

Si habla, luego es herida,

Y esto nunca se muda.

El resto de personajes que aparecen para convencer a la Sibila la toman por loca por querer alumbrar al hijo de Dios, o lo que es lo mismo, por pretender alcanzar algo que entienden por ambicioso, todo un pecado en una mujer. En su opinión, la mujer no debe mostrarse orgullosa sino ser un ejemplo de humildad, vamos no aspirar a nada y quedarse calladita que estás más guapa. No lo digo yo, lo mansplainea Isaac que él sabe de qué va esto de ser madre de Dios:

Cállate, loca perdida,

Que de essa madre escogida

Otra cosa se escrevió.

Tú eres de ella al revés

Si bien ves

Porque tú eres hermosa,

Sobervia, y presumptuosa

Que es la cosa

Que más desviada es.

La madre de Dios sin par,

Es de notar

Que humildosa ha de nascer,

Y humildosa conceber,

Y humildosa ha de criar.

Siempre es una buena noticia que se sigan representando este tipo de obras para hacerlas llegar a un público más amplio y que nos deje con la boca abierta lo que ya se decía entonces y repetimos hoy: ¡dejadnos decidir! Si no conocíais al autor, espero que os haya gustado descubrir a Casandra y sus convicciones. La próxima “mala esposa” es mucho más famosa; se trata de Nora, la protagonista de Casa de Muñecas (Henrik Ibsen).

Anuncios